5 de junio de 2010

Pasiones

De la tierra venimos y hacia ella vamos. La vida es un ejercicio torpe e incompleto en el que aprender sin descanso.Bajo este cielo de hermoso movimiento, descubrimos cada día alguna nueva impureza y casi en cualquier momento,algún motivo por el que agradecer nuestro paso por el mundo.

Intentare no caer en la cursilería, ni hacer demasiado pedantes mis palabras, pero la vida es un regalo, el más grande y verdadero.Mucho más allá de nuestros caprichos y nuestras momentáneas necesidades.Es maravilloso descubrir la intrascendencia de lo material,la importancia absoluta de los libros,porque a pesar de las guerras y los desencuentros,la vida es de hecho pura fantasía ¿Conoce alguien mejor escenario que el mundo? Dicen que la literatura no sirve para nada pero acercarse a ella supone una patada a nuestra conciencia,un despertar apasionado a la vida,una reflexión íntima de nuestra condición mundana. Y es por eso que funciona como una droga una vez la pruebas.Para mí es sin duda la mejor recompensa que se nos puede ofrecer.Claro que la vida se esconde detrás,tímida y anárquica se nos muestra en el transcurso de sus múltiples lecturas y si algo me permite llegar a este texto vitalista, es la sucesión interminable de literaturas que han cautivado mi vida para siempre.